EL FEMINISMO NO ES FEMENINO

Quiero comenzar esta nueva andadura en el feminismo creativo proponiendo un eslogan. Me explico:

El eslogan es lo que siempre se ha conocido como lema. Se viene utilizando desde que aparece la necesidad del ser humano de organizarse e identificarse como grupo. Vamos, desde hace un huevo. Funciona como carta de presentación, como síntesis de una filosofía y tiene el poder de crear un vínculo con las personas.

De ahí la importancia del eslogan para construir la imagen, ya sea de un producto, de una empresa, de un partido político… e incluso de un movimiento social.

 

eslogan

 

Y volviendo al título de esta entrada, para mí, este es el lema que mejor define esta nueva ola del movimiento feminista -o no sé si nueva pero al menos es la que yo estoy viviendo-. Con esto no quiero hacer referencia al “We should all be feminists”, que también. Se trata de hacer hincapié en el concepto de feminidad que prevalece en esta nuestra sociedad, y que es una soberana mierda.

Y es que la feminidad no solo hace referencia al hecho de ser mujer desde un punto de vista biológico. Va mucho más allá. Se trata también de un conjunto de cualidades y comportamientos aprendidos que en algún momento se sortearon y le tocaron a la mujer. Algunos ejemplos de estos atributos son la debilidad, la comprensión, la muestra de afecto, la vulnerabilidad y la educación aka finismo -por cierto, que también se hizo un sorteo de atributos y cualidades para los hombres y salieron un poquito más beneficiados, pero bueno, es lo que tienen los juegos de azar (nótese la ironía)-.

audrey hepburn cry

 

¿Y qué problema hay con mostrar emociones, ser vulnerables, comprensivas y finísimas? Pues que en el momento en el que solo se nos enseña a nosotras y a los hombres, en cambio, se les enseña todo lo contrario, nos posiciona automáticamente en un estado inferior respecto a ellos. Vamos, que esta “chorrada” acentúa la maldita desigualdad de género.

Por esta razón estoy en contra de la feminidad como definición de una mujer, porque lo que hay detrás de eso, y que ya he explicado, es muy chungo. Porque una manera de hablar, de pensar, de vestirme o de comportarme no me hace más o menos mujer, no me hace mejor ni peor. O al menos no debería ser así. Y para reinvindicar esto se me ha ocurrido hacer una serie de gráficas con el fin de incomodar un poco -bastante- para dejar de normalizar esta idea de perfección y feminidad. Porque ni somos perfectas, ni tenemos que estar siempre divinas y de vez en cuando también nos apetece soltar burradas, que es muy liberador y se queda una muy a gusto.

 

jennifer aniston angry

 

La idea es utilizar imágenes de iconos sexuales femeninos en las que aparecen de la manera más natural posible, en situaciones cotidianas, sacándolas del contexto erótico en el que estamos acostumbrados a verlas y de la concepción de “mujer femenina” que representan. Se añade una frase bastorra o soez que en principio dicha por un hombre no llamaría la atención y, sin embargo, dicha por una mujer genera rechazo por considerarse impropio o “poco femenino”. Y este es el resultado:

 

audrey hepburn natural funny
cher natural
sofia loren natural
monica belucci natural
cindy crawford natural
brigitte bardot natural
marilyn monroe natural

 

Porque ellas –como nosotras y como ellos– se despiertan con legañas, se tiran pedos y dicen tacos. Y al que le pique… que se joda (:

 

Diseñadora gráfica y culo inquieto de corazón. Cosas que necesito en mi vida: probar y aprender cosas nuevas, la música, mi piano, bailar, meditar, comer y subirme encima de una tabla de vez en cuando, ya sea mar, nieve o asfalto.

6 comentarios

  1. Excelente artículo!! Xxx

  2. Brillante!

  3. Siempre me gustó mucho este vídeo y me parece que ilustra a la perfección lo que quieres decir https://www.youtube.com/watch?v=pQishDaKLdM 🙂

    1. ¡Exacto! Esta campaña me encanta y efectivamente lo ilustra muy bien. Gracias por compartirlo 🙂

  4. […] a la sociedad, pero sobre todo a nosotras las mujeres – de este tema también he hablado en El feminismo no es femenino-. Así que haceos un favor y quereos un poquito más. Y si os cuesta… aquí está Cécile para […]

  5. […] La cuestión es que, nos guste más o menos, hemos crecido con la idea de que como mujeres que somos, debemos aspirar a ser princesitas de palabra, pensamiento, obra y omisión –de nuestra propia voluntad-. Por eso debemos estar siempre guapas y divinas, además de comportarnos como “señoritas” y que nuestra mayor ambición sea casarnos y tener hijos. Y si por lo que sea esto no va contigo y se te ocurre saltarte alguna de estas leyes no escritas –más conocidas como roles de género-… prepárate para ser juzgada y machacada (algo de lo que también hablo en ‘El Feminismo no es femenino’). […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: