FEMINISMO PARA TORPES

Uno de los problemas que tenemos las feministas recientes – y ahora no me digáis que sois feministas de toda la vida porque todas sabemos que no es cierto – es que tenemos muy claro que vivimos en un sistema patriarcal y el feminismo es el camino para combatirlo pero a la hora de la verdad nos cuesta identificar esas cadenas que nos oprimen en nuestro día a día porque la gran mayoría están tan interiorizadas que las sentimos como nuestras. Y ya ni te cuento cuando se trata de encontrar las palabras y los argumentos para hablarles a los demás de estas cadenas y concienciarles sobre sus actitudes machistas sin que nos tachen de exageradas y/o cansinas.

 

feminismo

 

Pero no os preocupéis, es normal. Creer en ello no te convierte automáticamente en la feminista perfecta. De hecho la seguirás cagando igual, pero al menos serás más consciente y eso te permitirá depurar y pulir tus conductas. Aún así necesitamos que nos guíen en el camino para ir quitándonos más y más vendas, a la par que adquiriendo más y más empoderamiento.

De esto mismo se encarga Feminismo para torpes, una clase magistral en clave de humor y parodia dirigida y ceremoniada por Nerea Pérez de las Heras, cuya experiencia profesional como periodista en revistas femeninas fue como un bofetón de realidad patriarcal o, dicho por ella, “un museo de los horrores de todos los clichés dañinos para las mujeres”, lo que supuso el impulso definitivo para coger el tren del feminismo sin billete de vuelta. Y es que no estaba dispuesta a aceptar cosas como que a las mujeres, a diferencia de los hombres, no se nos esté permitido envejecer.

 

desigualdad revistas

 

Ha escrito sobre cultura y mujeres en varios medios – El País, Esquire, Vogue, Rusia Hoy, Conde Nast y Marie Claire – y forma parte del colectivo feminista ZAS!

Feminismo para torpes se plantea como un taller de reeducación de machirulos y de autodefensa verbal e intelectual para lidiar con las situaciones sexistas a las que nos tenemos que enfrentar a diario. Para ello, Nerea se sirve de dos actores – mujer y hombre – para representar estas situaciones que, aun con un punto de vista paródico, no dejan de ser reales y habituales. Todos reconocemos situaciones en las que cuando una mujer le cuenta a un hombre –sin conciencia feminista – un problema de trato sexista la respuesta automática es recurrir a lo exageradas e irascibles que somos. O el caso del hombre que cree en la igualdad – ni michismi ni feminismi – pero en realidad ni quiere ni hace el esfuerzo de escuchar lo que una mujer tenga que decir al respecto. Por no hablar de los “piropos”, los chistes machistas que seguimos legitimando con nuestras carcajadas, los estereotipos y roles de género asociados a la feminidad y masculinidad y las diferencias de autoestima que eso conlleva. Estos son solo algunos ejemplos de los temas – macro y micromachismos – que trata Nerea en este show. Porque no deja de ser un show.

 

feminismo para torpes

 

Y es que aunque se habla de un tema muy serio y delicado sabe cómo tratarlo para que, además de visibilizarlo y enseñarnos herramientas para combatirlo, las risas estén aseguradas. Por eso es ideal no solo para las personas con conciencia feminista pero un poco torpes a la hora de exponerlo, sino también para aquellos que están a medio camino o son un poco más escépticos con esto del feminismo. En definitiva, para todo aquel que quiera pasar un rato divertido escuchando chistes que ridiculizan los tópicos machistas.

Además, aunque ya ha habido varias ediciones de este show – Princesas y Darth Vaders en la Casa Encendida y Fiesta Furiosa en Matadero– Nerea siempre promete nuevos chistes en cada espectáculo. Yo no quiero decir nada, pero ya están buscando un espacio más grande para próximas funciones… por algo será. De momento estarán el 2 y 3 de febrero en La Juan Gallery y en fechas por determinar de marzo en la Sala Equis. Avisadas estáis. Yo no me lo perdería.

 

feminismo para torpes

 

 

Diseñadora gráfica y culo inquieto de corazón. Cosas que necesito en mi vida: probar y aprender cosas nuevas, la música, mi piano, bailar, meditar, comer y subirme encima de una tabla de vez en cuando, ya sea mar, nieve o asfalto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: