NOLA DARLING: FEMINISMO RACIAL CON MUCHO ARTE

En We Slay hablamos de proyectos de mujeres de cualquier ámbito creativo que están relacionados con el feminismo y el empoderamiento de la mujer – Feminismo Creativo -. Pero esta vez voy a hacer una excepción. Voy a hablaros de un proyecto muy feminista que, sin embargo, no lo ha creado una mujer. En este caso el creador es un hombre y se llama Spike Lee. Sí, el famoso director de cine. Y aunque me salte las reglas no puedo no hablar de la maravilla de serie que ha hecho para Netflix: She’s gotta have it. 

 

nola darling

 

Es un remake de la revolucionaria película que el mismo Spike Lee escribió y dirigió en los 80 y con la que debutó como cineasta. Una comedia romántica cuya protagonista es una mujer negra que vive su sexualidad libre e intensamente. Y de esto mismo habla la serie, de su personaje principal: Nola Darling

 

nola darling

 

Nola es una joven artista de Brooklyn con una personalidad peculiar y auténtica, con muchas virtudes pero también muchos defectos. Es independiente, valiente, ambiciosa y aunque aparenta estar muy segura de sí misma y de lo que quiere también es vulnerable e inmadura y no acaba de encontrar su camino ni su autonomía. No quiere oír hablar del compromiso y la monogamia no es una opción para ella. Por esta razón disfruta del sexo con diferentes personas que también le aportan diferentes cosas a nivel emocional y personal. Eso sí, no necesita a ninguno de ellos para sentirse plena. Eso lo consigue a través del arte y la pintura, su gran pasión por la que lucha para ganarse la vida con ella.

 

nola darling

 

Capítulo a capítulo vemos situaciones a las que Nola tiene que enfrentarse e imponerse como ser humano libre y autosuficiente que es. Cuando los demás invaden su espacio, cuando deciden lo que es mejor para ella o cuando le acosan y agreden. Todas estas situaciones se plantean por el simple hecho de ser mujer… y negra.

Lo interesante es que muchos de estos ejemplos a priori no llaman la atención porque están normalizados y muy presentes en nuestro día a día. Que te suelten piropos por la calle, que los hombres te miren demasiado por culpa del vestido que llevas, que quieran protegerte y “salvarte” sin que tú hayas pedido ayuda, que te traten con condescendencia, etc. Tonterías sin importancia que, sin embargo, para Nola sí que la tienen y no está dispuesta a aceptarlas. Porque esas “tonterías” no hacen otra cosa que poner en evidencia una serie de problemas muy presentes en nuestra sociedad y que tienen que ver con el sexismo, los roles de género y el ideal de mujer perfecta y lo que se espera de ella. Y no hacer nada ante esas situaciones que creemos inofensivas y sin importancia solo alimentan y acentúan el problema. Nola se rebela contra ellas a través de su voz -porque no se calla – y de su arte, el cual utiliza como arma reivindicativa.

 

nola darling

 

Y es esto lo que hace aun más atractiva a esta serie: la gran presencia que tiene el arte en ella. En la manera de contarnos la historia – nos la cuenta Nola en primera persona -, en la narrativa audiovisual, en los numerosos referentes artísticos que aparecen en cada uno de los capítulos. Toda ella es arte y le da un valor añadido.

 

nola darling

 

Por otro lado, resulta difícil de creer que la persona que está detrás de esta serie –y en su momento de la película – sea un hombre, ya que ser capaz de plasmar la realidad de las mujeres de una manera tan profunda y veraz requiere un gran esfuerzo para ponerse en nuestra piel y es algo a valorar y apreciar. Podemos decir que Spike Lee es un buen aliado feminista. Aunque hay que decir que la idea de hacer este remake fue de su mujer Tonya Lewis, mucho más familiarizada con la televisión, un mundo desconocido para Spike. Y es que un tema tan revolucionario y transgresor como el que planteó en los 80 – la liberación sexual de la mujer negra- sigue siendo necesario visibilizarlo treinta años después.

Nola Darling nos hace reflexionar y dar una vuelta más de tuerca para profundizar en todos esos clichés y sacudir nuestra conciencia. Pero también reivindica la lucha contra el racismo, igualmente necesaria. Una lucha que se duplica para las mujeres negras, que tienen que lidiar con la desigualdad de género y racial.

 

nola darling

 

Pero sin duda el mensaje principal va dirigido a todas las mujeres: un llamamiento al empoderamiento y a la sororidad para reclamar nuestro derecho a ser libres, a hacer lo que nos dé la gana aunque vaya en contra de “lo correcto”, a encontrar nuestro propio camino, tomar nuestras propias decisiones y querernos más que a nadie.

 

 

Diseñadora gráfica y culo inquieto de corazón. Cosas que necesito en mi vida: probar y aprender cosas nuevas, la música, mi piano, bailar, meditar, comer y subirme encima de una tabla de vez en cuando, ya sea mar, nieve o asfalto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: